17 mar. 2016

Proponer

Proponer es difícil.  

Pienso en el contexto. Que el tiempo acá, que el tiempo allá. Que los trabajos. Que no los conozco. Que apago todo. Qué hice para merecer esta ficción que me proponen los pensamientos? Qué hice!?

Proponer es fácil. Proponer es fácil cuando no pensás en el contexto. Es fácil cuando no tenés nada que perder. Es fácil cuando estás lejos, pero podés llegar cerca. Cuando sabés el camino o te lo dice un GPS.

Cuando podés perder, proponer es difícil. Dificilísimo. Aunque te aseguren ganar. Proponer implica pensar en tantas cosas tan ajenas y de tanto impacto que me atemoriza. Ahí está otra vez, aquello que no pensaba que iba a aparecer nunca más. Ahí está!

Y por qué hay que pensar para proponer? Por qué tengo que pensar para proponer?

Ese dedo y el pelo blanco y enrulado de un perrito no me deja proponer nada.

11 ene. 2016

Nada que pueda hacer.

Far above the world
Planet Earth is blue
And there's nothing I can do.

Eso menciona "Space Oddity" de David Bowie, un héroe, quien ha fallecido el día de hoy.

Mientras tanto, este segundo lunes del año 2016 ya me está planteando cuestiones que supuestamente eran atribuibles a un pasado, ya lejano. El miedo, los medios, las formas. No hay templanza que valga, es una avalancha que destruye todo, que transforma todo en basura.

Trabajar en los miedos. No hay un manual para eso. No hay un manual para los miedos. No hay un manual para el temor que genera la incertidumbre. No me vendan un libro de autoayuda. No sirven para los miedos y no sirven para la ficción que produce la mente. No sirven para las conjeturas.

Fingir que no importa. Antes me importó y no lo fingí. Terminó en la necesidad de que sea un pasado lejano. Hoy tengo que fingir y alimentar la apatía. La exposición y la cara de póker. Otra vez.

Y no hay nada que pueda hacer.

25 nov. 2015

Sigo corriendo

Salí a correr. Lo hago, digamos, seguido.

Me duelen los abductores, me duelen las piernas. Me duelen los abdominales. Los elongué un poco. Me duelen las manos, los brazos y la espalda.

Me duelen los ojos, leí demasiado. No leí lo que debía, pero lo hice igual. No pude contenerme. Lo que debo leer, lo estoy leyendo ahora. Estoy practicando.

Me duelen los oídos. Quiero escuchar todo y no llego. No se cuál me conviene.

Me duelen las cuentas. Hoy pagué expensas que las estiré lo más que pude. Tengo que escribir varios mails y no se por cuál empezar.

Me duelen mis pensamientos. Mis dudas. Mi eventual temor. Pero ya no le temía a nada! Bueno, temo. Al dolor le temo.

Sin embargo, a pesar de todo el dolor, vi las fotos. Qué lejos estoy!!!

10 nov. 2015

A las corridas

Qué cerca que estoy. Qué lejos también. Miro el final y está ahí. Me falta tan pero tan poco que no se por dónde empezar. El tiempo pasa y no me espera. Decido seguir, decido volver. Decido poner todo.

Estoy muy cerca de la puerta de entrada y muy lejos a la vez. Tengo que correr, ahí empieza. Llego o no llego? Cuando llegué? Tan tarde es? Tan tarde era?

Muy cerca, muy lejos. Asi es como se enloquece. A los saltos, a las corridas.

10 oct. 2015

Fácil. Difícil.

Treinta y uno tengo.

No entiendo por qué me molesta. Tanto necesito sacarme esa mochila de encima? Tan difícil es? Por qué no me propongo hacerlo y ya? Qué es lo que falta? Por qué tanta facilidad en los demás y en mi no veo más que dificultad?

Asi, no avanzo.

Se me quedó pegada esta versión. El sarcasmo, la paradoja y todo lo demás. Se me pega y no me despego.

6 oct. 2015

Asi no avanza

Pasaron muchas cosas estos meses. Demasiadas diría. Incluso mis inolvidables vacaciones. Como siempre digo, imagino que alguna vez se me ocurrirá contarlas. Pero hoy no.

Hoy es un día de lluvia en Buenos Aires. Un día triste. Me desperté triste, como sabiendo que algo malo podía pasar. En el desayuno, sin querer, volqué mi bebida sobre mi pantalón. Tuve que cambiarme entre mis insultos. Supuse la lluvia y cambié incluso mi calzado. Me veo algo ridículo. Estoy de colores muy claros en un día gris. Es gris por el cielo y por la tierra. Me inunda el desgano. El día no terminó, pero ya pasó algo malo.

Veo incertidumbre en el futuro. Veo que asi no avanza. Veo que quizá tenga que pensar anticipadamente en cuestiones que siempre me atemorizan. El temor me invade y no se qué pensar. Se puede elegir tener miedo? Yo quiero elegirlo ahora como lo hace siempre esa persona.

No me sale el miedo. No me sale desde hace tiempo y pienso en porqué aquellas cuestiones ya no me atemorizan. Tengo que rectificar la frase anterior, "siempre me atemorizan", porque ya no es asi. No siento temor.

Le sale el miedo. Le sale desde que la conocí y pienso en porqué aquellas cuestiones la atemorizan tanto. Esa persona...

Tiene miedo. Asi no avanza.

19 jul. 2015

Problema de perspectiva o expectativa?

No, no voy a hablar de política y/o economía. 

O si. 

Resulta que veía en Facebook mi página inicial y al costado, donde aparece el movimiento de otras personas, la selección de la opción "me gusta" en diversas fotos por parte de mis "amigos". Lo que llamó la atención era la gente que seleccionó aquello. Eran todas mujeres, todas ellas con un atractivo físico (como mínimo) ligeramente superior al promedio. Pero algo más me llamó la atención de ellas.

Los denominadores comunes eran innegables: soltería, edad entre treinta y dos y treinta y siete/ocho, profesionales, alguna con casa propia, viajes a Europa, NY, Miami, el Caribe y hasta algún país asiático, con padres de buen pasar económico que eventualmente dejarán una más que decente herencia. Mucha seguridad económica desde varios puntos de vista. Algunas con hijos y otras sin ellos (con todo lo que ello implica). Sin embargo, la presión social les pide aquello que los Beatles en alguna canción mencionaron que no se puede comprar. 

Por qué? Desde todo punto de vista, la seguridad del contexto casi que obliga a cualquiera a dejarse llevar por el prejuicio y decir "deberían tener algo fijo desde hace tiempo". Bueno, en algunas de ellas, se de sus historias. Más de una relación larga, no funcionó luego de pasar los cinco años y así. No tiene sentido seguir enumerando. Son las que conocen todos.

Ahora, el mismo prejuicio hace pensar en que no deberían tener ningún problema en sortear esa presión social. Con cierta facilidad incluso. Sin embargo, esto no se da de esta manera con la frecuencia que debería. De hecho, en aquellas que sí lograron sortear esa presión social la dificultad fue notoria. La pregunta nuevamente, por qué?

Hay alguna cuestión "política"? Para mi si, la hay. Los parámetros para "aceptar" la situación con alguien son de alto grado de expectativa. La configuración incluso tiene un alto grado de perspectiva a largo plazo. La combinación es letal. Acota muchísimo las posibilidades. Presiona demasiado a cualquier involucrado, sea directo o indirecto. 

Hay alguna cuestión "económica"? Para mi si, la hay. Forma parte de la política. La eterna discusión cuyo título reza "qué va primero? La política o la economía?" creo que se diluye acá porque ambas van de la mano como dos hermanos gemelos inseparables hasta en la muerte.

Me sentí mal por ellas. Me siento mal por la incertidumbre con la que tienen que convivir. Por no poder entender el verdadero problema. Por caer en echar la culpa fácilmente. Por la conclusión rápida, terca e irreflexiva. Yo no entro en sus ligas, tampoco me interesa a decir verdad, estoy bien donde estoy. De hecho, se podría decir que hasta tuve alguna experiencia con un contexto de ese tipo. Pero me es inevitable pensar en ese tema en el que pienso siempre, el tiempo, que para ellas (y aun más para sus expectativas y perspectivas) es aun más tirano que para mi.