10 nov. 2015

A las corridas

Qué cerca que estoy. Qué lejos también. Miro el final y está ahí. Me falta tan pero tan poco que no se por dónde empezar. El tiempo pasa y no me espera. Decido seguir, decido volver. Decido poner todo.

Estoy muy cerca de la puerta de entrada y muy lejos a la vez. Tengo que correr, ahí empieza. Llego o no llego? Cuando llegué? Tan tarde es? Tan tarde era?

Muy cerca, muy lejos. Asi es como se enloquece. A los saltos, a las corridas.

2 comentarios:

dejatellevar dijo...

Estoy a tres materias de recibirme y parece que este texto lo escribí yo.
Lei el post siguiente también "sigo corriendo" y vos sabes que leyéndote me di cuenta que yo corro para que me duelan las piernas y no los pensamientos. Es una vía de escape y de encuentro conmigo misma. Una actividad mágica, que de paso me ayuda a no llegar rodando al verano jajajaja.

César dijo...

dejatellevar. Gracias por tu comentario!

Un esfuerzo más y llegás!!!

Saludos!