17 mar. 2016

Proponer

Proponer es difícil.  

Pienso en el contexto. Que el tiempo acá, que el tiempo allá. Que los trabajos. Que no los conozco. Que apago todo. Qué hice para merecer esta ficción que me proponen los pensamientos? Qué hice!?

Proponer es fácil. Proponer es fácil cuando no pensás en el contexto. Es fácil cuando no tenés nada que perder. Es fácil cuando estás lejos, pero podés llegar cerca. Cuando sabés el camino o te lo dice un GPS.

Cuando podés perder, proponer es difícil. Dificilísimo. Aunque te aseguren ganar. Proponer implica pensar en tantas cosas tan ajenas y de tanto impacto que me atemoriza. Ahí está otra vez, aquello que no pensaba que iba a aparecer nunca más. Ahí está!

Y por qué hay que pensar para proponer? Por qué tengo que pensar para proponer?

Ese dedo y el pelo blanco y enrulado de un perrito no me deja proponer nada.

3 comentarios:

Lunática dijo...

No sé a qué te referirás. Pero no podemos proponer sin pensar...estamos hechos, algunos, para enroscarnos en nuestros pensamientos, claramente. Para debatir internamento los pro y los contra de todo. ¿Por qué somos así?

alicia valera gomez dijo...

Hola Cesar que tal? te escribo de parte del grupo Neuvoo Ar. Quisiera saber si estas interesado en que colaboremos en tu blog con artículos relacionados al emprendimiento. Saludos!

César dijo...

Mucho tiempo después respondo esto...

Lunática. A proponer! Jaja, me hizo acordar a cosas lo que escribí hace más de un año. Qué loco eso. En fin, no se por qué somos asi, no hay remedio, eso si. Solo para que quede claro, la propuesta funcionó :) .

Alicia. No se cómo fue al final, pero gracias por tu tiempo!

Saludos!!