9 oct. 2014

Así no importa y no acercarme termina ya

Se que es difícil recibir lectores y mucho más es recibir comentarios. Esta dificultad se agranda cuando yo no comento en otros blogs. Lamento mucho ello porque los blogs me parecen lo único genuino y auténtico que le queda a la expresión por la red.

Ni TW ni FB ni Instagram ni cualquier red social logran la autenticidad ni el ser genuino que puede lograr el blog. No logran vulnerabilidad, de hecho, están para lo contrario. Tapar lo malo y darle el título de nobleza y solemnidad a lo bueno.

No pretendo que se me lea. No pretendo que se me comente. No espero comentar en otros lugares (aquellos blogs que siempre me hacían bien leer) hasta reacomodarme al blog.

Quería hablar de otra cosa. Quería hablar de Peri pero se me fue lo que había recordado. Quería hablar de cosas que pasan, pero recordé una en particular. Recordé este post de hace no mucho.

Estoy en un momento en el cual debería poner a prueba la empatía que tiene alguien conmigo. La sensación de amistad. La muy buena relación que llevo con esta persona. Es difícil estar entre dos mundos que chocaron y que prometieron verse y medirse desde los satélites. Yo soy un satélite, siempre lo soy.

Ese momento probablemente sea mañana.

3 comentarios:

César dijo...

Falsa alarma... no me animé a decir nada, salí corriendo del medio antes de entrar.

SirThomas dijo...

Son tiempos difíciles para los blogs (bueno, desde la irrupción de esas "redes sociales" que usted remarca); que no le gane el desánimo que provocan algunas de las cosas que menciona.

Siga filosofando.

Saludos.
Sir.

César dijo...

Gracias Sir!!!!!!!!

Saludos!