14 jun. 2011

Seguro de muerte

Como el post anterior seguramente no lo va a leer nadie, mejor me apuro y escribo algo como para que nadie salga espantado.

Cuestión que hace un tiempo adquirí un seguro de vida, pasa que me volví rico y a alguien le tengo que dejar la guita que me quede después de morir en una fiesta loca llena de minas y embriagado de pastillas de viagra el tema es lo que vino después de tal adquisición. Un día me llegó finalmente la póliza y corroborado los datos me dispuse a llenar el formulario que me dejaron completando con cierta información que me pedían y bla bla bla.

Tudo bem, tudo legal (?) y después vino lo que no me gustó, en la tarjeta de crédito me están haciendo el culo y me empezaron a llamar por teléfono TODOS LOS DÍAS. Sí, todos los días un telemarketer distinto para venderme cosas de la aseguradora. Que bonificación de aquí, que beneficios de allá, todas las tardes llegaba algún llamado. La parte curiosa de esta molesta situación no fue precisamente la cantidad de llamados sino la procedencia de los mismos. Me llamó la atención el acento de la persona que llamaba, uno seguro era chileno, otro era español y eventualmente en un llamado, que fue el último, surgió esta charla:

T: Buenas tardes, señor S***?
C: Seh... quién es?
T: Soy Amaranto (?) de la empresa X y quería comentarle que de la empresa tenemos una serie de beneficios a los cuales puede acceder si nos dice que los acepta... *todo esto con acento colombiano*
C: jajaja!! Es la decimosexta vez que llaman por lo mismo, no gracias.
T: Ah, pues le pido disculpas señor S***, pero quería saber si está interesado... *interrumpo*
C: Eh... perdón, pero no, gracias.
T: Es que los beneficios...
C: NO!! TE DIJE QUE NO LA RE CONCHA DE TU MADRE!!!

No, mentira, no pasó eso, ahí va, pero se lo creyeron no? jajaj. Sigue de "Eh... perdón, pero no, gracias."

T: Ah, está bien, lamento molestarlo señor.
C: No, está bien, no hay problema, pero le puedo pedir algo?
T: Si, dígame.
C: Por favor, no me llamen más, no quiero nada y... otra cosa, de dónde me llaman? Porque siempre es alguien de distinto acento.
T: Está bien, dejo asentado que no se comuniquen más con usted. Eh, yo llamo desde Colombia pero hay de otros países.
C: Ahh, mirá vos, bueno, gracias y por favor que no me llamen.
T: Muy bien, buenas tardes señor S***.
C: Gracias, buenas tardes Amaranto, un abrazo (?).

Y bueno, eso, qué raza extraña los telemarketers, decí que soy bueno pero la gente se debe calentar jodido con ellos a veces. Recuerdo una escena de Virgen a los 40 donde the love interest del personaje de Steve Carrell habla con él haciéndose pasar por telemarketer y lo manda a tirarse de la terraza.

5 comentarios:

SirThomas dijo...

Por el nombre, merecía que lo atiendas con respeto (quizás si yo atendía me tentaba mal y el pobre Amaranto quedaba pagando).

Bien por el coraje para plantarte y reclamar lo que reclamaste, no pocos lo deben hacer. Yo, por lo general, corto apenas me avivo que es para venderme algo, aunque debo admitir que rara vez he atendido alguno de esos llamados.

Saludos.
Sir.

César dijo...

Sir, yo estuve a la nada misma de explotar de la risa. Varias veces hice lo de cortar asi de una pero con las ventas que hace el banco, creo que por eso no corté, me hizo sentir culpable o algo asi (?).

Saludos.

Leviatan dijo...

Border murio de blog pero como no puede andar quieto en las redes sociales muto en el que te escribe ahora.

Abrazo.

Mariano dijo...

Decime que quedó el número en el registro de llamadas. La próxima, si te llama, pegale un tubo, preguntá por Amaranto y cuando te diga que sí retrucale con un "si te rompo el culo te dejo con cara de espanto".

Seguro que no llama más.

César dijo...

Border (de ahora en más Leviatan), me paso por tus blogs ahora.

Mariano, no tengo detector de llamadas en el fijo de casa, lo estoy tramitando de hecho y da para post la peripecia ahora que lo pienso. jajajaja siempre soñé con hacer alguna asi pero nunca me termino de animar.

Saludos!!!