14 ago. 2008

Los profesionales somos buenudos

Es así, no tengo dudas -más cuando veo mi recibo de sueldo ahora que lo pienso (?)- hace un tiempo (en realidad, ayer) hice una propuesta -bah, si se puede decir "propuesta", es un decir, no se cómo explicarlo ahora y no me pidan explicaciones, el que lo haga me va a pudrir de forma automática- sobre quizá, un cliente nuevo en el Estudio, igual, esto no es lo importante. Charla va charla viene, surge el tema del "presupuesto", es decir, cuánto le cobraríamos a un cliente por cierto trabajo. Mi ingenuidad se hizo palpable cuando dije que por tal cosa o tal trabajo quizá no se le debería cobrar a alguien, rápidamente hubo discrepancias con lo que dije, también, rápidamente me di cuenta del error que cometía.

En ese momento una historia empieza a ser contada, la misma decía que había un ingeniero (Gerente de operaciones él en una "empresa" si se quiere) que había tenido un problema con su auto, lo llevó al taller y pagó por adelantado el service que le iban a hacer al bólido. El tiempo pasó y volvió para llevarse el auto, funcionando perfectamente agradece al mecánico y al pasar le pide unas tuercas que valían dos pesos, en la charla con el mecánico éste le manifestó que tenía algún problema con su taller y el ingeniero, de buena gana le empezó a tirar una serie de consejos que prácticamente le acomodaban el taller a una situación cuasi-perfecta. Una vez con sus tuercas el cliente se fue y le dijo que había caído sin plata, que los dos pesos se los daba después, el mecánico dijo que se lo anotaba, que no había problema. Pasó el tiempo y el ingeniero se olvidó totalmente que le debía dos pesos al mecánico por las tuercas, la cuestión es que llega un llamado y era el trabajador del taller pidiendo que el cliente se acerque a pagar los dos pesos que debía, el profesional, sorprendido por el llamado sencillamente dijo con honestidad que se había olvidado, que iba a pasar a pagarle los dos pesos en breve. Una vez en el taller, el ingeniero al ingresar se dio cuenta inmediatamente que habían cambios y que correspondían con los consejos que él mismo había indicado en su anterior visita, en ese momento le paga al mecánico los dos pesos y se va, no sin antes preguntar porqué lo llamó por los dos pesos, el mecánico dijo "es mi trabajo". Asintiendo y con amable sonrisa prácticamente sin importarle lo que había dicho el trabajador, el ingeniero partió del taller.

A los dos días recibe un nuevo llamado del mecánico pidiéndole unos consejos sobre un trabajo mínimo que quiere hacer en el taller, el ingeniero le dice "muy bien, decime bien qué necesitás, lo vemos en la oficina y después te pasamos el presupuesto por los honorarios", sorprendido, el mecánico le dice "pero, me vas a cobrar por esto?" a lo que el ingeniero finalmente responde "vos me llamaste para que te devolviese dos pesos, este, que yo sepa, es mi trabajo".

La cuestión es que concluimos en que somos unos boludos (y mucho más lo es la dirigencia del SEC, Sindicato de Empleados de Comercio), en general y esto para que la gente (?) lo sepa, los estudios cobran poco por arreglar los quilombos que arman las administraciones de las organizaciones y/o por realizar los trabajos en los clientes, al cobrar poco estos estudios pagan poco a sus empleados y así la cadena.

Porqué "buenudo" entonces? Porque muchas veces (la gran mayoría) los estudios tienden a ser "buenos" o benevolentes con los clientes para no desgastar la relación o quizá con el temor de perderlos, sin indicarles en lo que realmente se están equivocando y al mismo tiempo intentando trabajar con lo que hay o con lo que se puede, perjudicando al corto y mediano plazo el nivel y calidad de trabajo que se realiza.

"Shalalalalalala"

4 comentarios:

SirThomas dijo...

Interesante el post. Pecaste de "buenudo" porque como decís no pensaste que por eso, que probablemente era algo pequeño, un detalle dentro de tu trabajo, debería cobrarsele al cliente en cuestión. Suele suceder y para mí no está mal, si es una pavada, no me lleva nada, por qué le cobraría? Pero bueno, no toda la gente es buena :P y si pueden se te aprovechan de la bondad de cada uno y te chupan la sangre hasta que ya no puedas hacer más contadurías ?). Bueno, no toda la gente, claro, pero a mí se me hace que la mayoría, lamentablemente. Siempre que puedan sacarte algo más, te lo sacan, siempre que puedan sacar ventaja de algo, te la sacan, y así. Mismo en actitudes internas del laburo diario de cada oficina, pero bueno eso ya sería algo más amplio.

Yo no generalizaría en los "profesionales", salvo que hayas hablado sólo en nombre de los contadores, porque en todas las demás te diría que te sacan cuanto más puedan :P. Los rubros que más alto pican en el ranking serían Abogados y Arquitectos.

Saludos y/o Abrazo !! Cesar.

César dijo...

Justamente el ejemplo del ingeniero (que no tiene nada que ver con un Contador o con su actividad profesional) es el necesario que da la posibilidad de generalizar ante este concepto particular.

A lo que va el post no es al trabajo habitual, al honorario que se cobra habitualmente por la práctica -que hay para todos los gustos porque sencillamente los trabajos a realizar tanto en calidad como sobretodo en cantidad son para todos los gustos- sino a las excepciones, a esos pequeños consejos que no se cobran pero que para el beneficiado son sustanciales, este beneficiado por su trabajo te cobra lógicamente sin dudarlo y totalmente aceptable.

Lo que nos hace buenudos es simplemente no cobrar por todo lo que hacemos como profesionales -buenos por hacerlo bien y boludos por no cobrarlo- cuando todos los demás cobran y exigen de manera lógica y esperable lo que deben hasta por lo más mínimo, no hay nada de malo en ello.

Después está el tema de la reacción en cadena, la clásica argentineada o "pensamiento occidental" de decir "ahh si no me cobró eso antes esto no me lo va a cobrar" o "mandate con este que no te cobra tal cosa" y así. Si uno cobra entonces quizá pasa a ser un HDP que te saca hasta lo que no tenés (como indicaste) cuando uno simplemente cobra por hacer su trabajo tal como cualquier otro.

Tanto los Abogados como Arquitectos e Ingenieros -y otra gran gama de profesionales como tal es el caso de los Contadores o Lic. en Administración- están mal vistos por lo que decís, pero no se qué bondad hay en uno al pedir la prestación del servicio de un profesional, uno lo pide y por ello hay un precio que hay para pagar. Sobre sacar ventajas, los Abogados en sí laburan de sacar ventajas de la situación en la que tengan que trabajar, en cuanto al precio de sus honorarios, esto tengo entendido que depende de la situación, no es lo mismo un caso penal que una quiebra por citar un ejemplo rápido.

Para aclarar, en ningún momento digo que todos -y digo todos- seamos inocentes, no es ese el objetivo del post, bah, me pareció claro cuando lo hice, pero por las dudas.

Y para cualquier trabajo, el tiempo es dinero, aunque sea mínimo lo que lleve hacer algo. Justamente esto fue lo que me indicaron, "el tiempo que utilizás para este pequeño trabajo gratuito que decís es el que dejás para trabajar en un cliente que te paga", es un argumento totalmente ético para la protección del digno trabajo de uno como lógico también.

Se me hizo largo el comment :P

Abrazos Sir, gracias por el comentario. :D

SirThomas dijo...

Wow, excelente Cesar. Se entiende perfectamente.

Abrazo !!!

Nemesis dijo...

Me pasa algo parecido con el inglés, y las clases. A veces pienso "no me cuesta nada explicar algo" y esa explicación se extiende a una hora, que podría haberla cobrado. Sin embargo, no lo hago.
Ahora el capitalismo se me metió en el alma (?) y trato de no pasarme de boludo XD