10 abr. 2008

Qué hay en el suelo?

Eso me preguntaba hace unos días mientras volvía del laburo a casa, obviamente lo hacía caminando y la pregunta surgió luego de haber observado algo que me llamó mucho la atención. Como suelo caminar mucho en los trayectos casa-laburo/laburo-casa o incluso cuando desde el laburo voy para la facultad me pasa que veo algo bastante particular que separa a los hombres de las mujeres. A los hombres no los veo en realidad, o sí, pero como no me generan alguna atención particular entonces mucho no me interesa, sin embargo, gracias a que no existe tal particularidad me hace advertir que tal cuestión no aplica a lo que sí lo hace con las mujeres que vi.

Mientras en mi mp3 suena alguna canción aleatoriamente elegida por mi inconsciente musical en alguna pre-madrugada de fin de semana, el bolso/portafolio (la verdad que no se cómo se llama, para el próximo post paso una foto y alguien me dice cómo se llama) me hincha las bolas por todas las boludeces que llevo adentro (libros, cuaderno, tupperware vacío, vacío por el hambre que tenía al mediodía y que derivó en su irrefrenable ataque y finalmente útiles escolares y alguna que otra boludez más claro), el nudo de mi corbata se va desajustando lentamente gracias a la acción letárgica que tiene mi mano a las dieciocho horas pasadas, el saco que me pregunto realmente si lo llevo puesto (?) y así podemos seguir hasta... dos líneas más quizás, la verdad que mucho más no se puede decir, pensaban que era interesante? Como decía, mientras ocurre todo eso se me cruza por el cerebro (o quizás lo hace mi testosterona, lo cual es lógico y altamante probable) ver a las mujeres que pululan por la calle del centro, microcentro y macrocentro de la Ciudad de Buenos Aires.

Me llama la atención que miren (había puesto esto último en tiempo pasado pero como es una tendencia que no se modifica entonces queda constante y presente) al suelo prácticamente todo el tiempo, no voy a decir que lo que realmente hizo que me interesara esto fue el hecho que casi dos pelotudas me llevan por delante por no mirar por dónde viene la gente pero a lo mejor da algún indicio de la razón oculta (y verdadera) de tal objeto de estudio (?) y es necesario aclarar. Como venía diciendo, una cantidad importante (ya no pueden decir que generalizo al decir esto) de mujeres se la pasa mirando al suelo, entonces mi inmediata reacción fue la de mirar adonde estaban mirando estos sujetos, la cuestión es que no encontré nada, "ni una moneda, ni una cucaracha", seguí mi camino y de nuevo, la misma situación, me preguntaba desesperadamente qué era lo que no estaba viendo, mi escepticismo estaba enfadado por no encontrar una lógica explicación a tales miradas.

Mis caminos culminaban (sea mi casa, la facultad o mi laburo o algún otro lugar de dudosa explicación) con esa duda existencial carcomiendo las entrañas de mi razonamiento, resignándolas a dejar de encontrar una respuesta que provenga de mi propio ser y finalmente hacer la pregunta: "qué mierda hay en el suelo que lo miran todo el tiempo?" (Nota: en realidad la respuesta me la imagino, pero sino no tiene gracia el post (?)).

Próximamente (mañana si vengo al Estudio): Personas que se meten en todo, pero TODO (sí, algo de último momento y que generó mi automática sulfura cerebral).

"Y por si esto fuera poco" también hay un comentario blogueril: Primero, como verá el lector eventual (?), los paréntesis vienen en itálica ya que no puedo usar el coso ese de los puntitos porque no se ven tales puntitos en el texto y segundo, se vienen cambios here and there que quizás tengan relevancia, obviamente depende de algo, si -copio y pego- "no tengo tiempo" dudo que los haga.

"Camisa, corbata y... Corpiños en la madrugada"

11 comentarios:

SirThomas dijo...

Excelente observación, César. Creo que como destacás se da en las mujeres básicamente, en los hombres no recuerdo haberlo notado. No sabría cuál es la respuesta, es uno de los tantos misterios que esconden los seres humanos del género femenino y que los hombres jamás entenderemos (?)

Saludos y los de los puntitos creo que se ve en Exlporer y en el Firefox no, o al revés, no recuerdo :P.

*Pat-* dijo...

Buena obresvación, te explico, te desasno (?), resulta que las mujeres, la mayoria de nosotras, usamos zapatos/sandalias con taco, no digo un taco guau altisimo, pero sí un calzado que no siempre es cómodo como un par de Topper. Y la vereda está llena de baldosas flojas, rotas, caca, vidrios, desniveles, bolsas, más caca, y nuestros zapatos, que no son zapatillas, al pisar eso, nos hacen tambalear, tropezar, doblar el tobillo. Quizas ustedes, hombres, al usar zapato/zapatilla, de suela ergonómica (?) y más bien regular, no corren tal peligro. La zapatilla o el zapato cerrado de hombre, resiste más. Fijate que si nosotras andamos en un taquito finito, eso no va a resistir una baldosa rota.
Espero haya sido de ayuda.
Besos.

*Pat-* dijo...

Buena obresvación = Buena observación.

SirThomas dijo...

Error!!!! jaja.

Bueno el aporte explicativo.

César dijo...

Explorer y Firefox se van a la mierda y listo :P .

Mirá vos Pat, no me había fijado en ese detalle, hoy que tengo que ir para la facultad me fijo.

Saludos!

neme dijo...

Lamento contradecir su formulación inductiva (?) pero soy hombre y veo permanentemente al suelo.
qué hay para ver? nada. simplemente es un reflejo condicionado (?) XD
Saludos!

César dijo...

Me extraña Ale (sobretodo de vos que tenés mucho viaje recorrido con las máximas del HC) pero no hablaba de los hombres, hablaba de las mujeres.

Abrazo!!

*Pat-* dijo...

XD

Letal.

Nacho dijo...

Ah, no entendí entonces. ¿Es la introducción a una máxima esto?

Yo creo que es no es tan raro ir mirando al suelo, es una forma de concentrarse en lo que uno está pensando. (?)

César dijo...

jajajaj no, tampoco eso.

Me sigo quedando con lo que dijo Pat, en las mujeres se da esto con suma tendencia por lo que dijo, ayer me estuve fijando en ello (sobretodo por la facultad en la que las mujeres andan con tacos y esas huevadas), increible indeed.

Abrazo!

Nacho dijo...

andan con tacos y esas huevadas

Este chico la tiene clara.