1 abr. 2008

El Tiempo

Como dije antes, iba a hablar brevemente sobre el tiempo, sobre una de las cosas que tan imprescindibles son para mi vida - haciendo una mirada retrospectiva - desde siempre.

En la primer clase de Impuestos I el profesor hizo mucho hincapié en este tema, recuerdo que había hecho mucho énfasis en la disponibilidad de tiempo para poder aprobar la materia y más que nada, para comprender las herramientas, las técnicas y distintos elementos que no sólo nos sirven para rendir bien los exámenes sino también para emplearlos en la vida laboral cotidiana, esto último siendo en realidad, la verdadera razón de importancia. Insistió además, en la extensión de la materia, algo que no sorprendía pero nuevamente hizo hincapié en el tiempo... así fue esa reveladora y algo desgastante clase. Dicho sea de paso, hasta el día de hoy, las clases de Impuestos son tan extensas (e intensas) que cuando la clase terminó uno no se da cuenta que pasaron dos horas reloj.

El tiempo, me pregunto siempre cómo la gente asigna su tiempo, qué resultados obtiene de tal asignación, en fin, si tiene éxito o no con las cosas que hace, en su trabajo, en las cosas que se necesitan aprendizaje, que en definitiva, necesitan del tema al cual estoy haciendo alusión ahora. Sobre la cantidad y la calidad de su tiempo. No puedo negar la inevitable (e irracional admito) comparación que termino haciendo con mi tiempo, con mi cantidad y mi calidad de los momentos.

Hace poco mi vieja hizo algún comentario sobre mi y sobre el tema, básicamente lo que dijo fue que mi cantidad de tiempo disponible prácticamente no podía disminuir más, no estaba errada, la veía algo preocupada por ello, de cualquier manera me pregunté cómo había llegado a esto, a prácticamente no disponer de más tiempo para hacer algo siquiera.

El desafío hoy para mi es bien claro, hay objetivos que son concretos y en dónde el tiempo se convirtió en un agente importantísimo, entonces, asignar los tiempos, encontrar la cantidad y darle la oportunidad a las cosas que merecen. Esto inmediatamente lleva a hablar sobre otros temas, que si bien hice alusión a ellos antes o en alguna ocasión, hoy se hacen más determinantes, estos son el de decidir, de dar prioridades y por ende, resignar cosas, o mejor dicho, separarlas y cuando resignás o separás cosas generalmente a uno no afecta, sino que afecta a terceros. Pero esto último es otro post.

De nuevo hablé directamente sobre mi y puedo afirmar nuevamente que no me gustó, pero hasta cierto punto el "Disclaimer" lo tenía que hacer, tenía que dejar asentado que establecer prioridades y asignarles el escaso tiempo disponible que tengo en detrimento de otras hace que expresar algún tipo de "disculpa" provisoria sea también inevitable.
"Get Back To Where You Once Belonged"

2 comentarios:

SirThomas dijo...

Me es imposible no imaginarte caminando por la calle con un enorme reloj que te persigue a tus espaldas.

Ordene el tiempo segúns sus objetivos o metas, dejando a un lado aquellas cosas que no tengan tanta importancia o que le resten tiempo a sus objetivo principal. En todas las desiciones, algo se deja de lado, algunas cosas podrán retormarse y darles el tiempo que perdieron, otras no. Pero siempre sabiendo que uno lo hace con un fin determinado, tratando de no afectar a terceros, o no afectándolos en demasía, por así decirlo.

A mi por el momento, me sobran un par de horas por días :P (no por la radio, ni nada de eso, en general), pero lo ocuparé dentro de poco con una actividad que ojalá resulte bien.

Salutes.

César dijo...

jajaj!! Los relojes me persiguen por la calle, bien ahí.

Gracias por las siempre acertadas palabras Sir. Abrazo!