1 jun. 2005

"Sin título"

La verdad que la sensación es horrible cuando uno ve que a los demás no les va como quisieran, que tienen problemas, que no se pueden afianzar, que no pueden prosperar, que no encuentran la salida, y uno simplemente no puede hacer nada, siquiera brindar apoyo, porque ese apoyo no sirve para nada. Se los ve insatisfechos, y la sensación que surge de todo ese panorama es sencillamente impotencia, y uno como "practicante del optimismo" lo siente como todo un desafío, pero uno muy difícil de sobrellevar.

Por otro lado, el hecho de que tenga más tiempo, hizo que vuelva a otras actividades, como natación por ejemplo.

Nos vemos

No hay comentarios.: