8 mar. 2005

Movió los hombros...

Es así, mi hermano F volvió hoy de sus vacaciones y logró algo que se había propuesto, que era poder conocer a la familia de nuestro padre. Ya conocimos a un primo y tío que viven en Mendoza, ya que C, mi primo, tuvo que venir para poder estudiar. Pero lo que quería lograr mi hermanote era toda una proeza porque mi viejo no es de hablar de su pasado en ese sentido, el familiar. Sin embargo, pudo sacarle alguna que otra anécdota y también pudo sacar nombres de las mismas. De acuerdo a esto cuando fue al pueblo natal de mi viejo (y de mi hermano también, de hecho, yo soy el único en la familia que nació en la Ciudad de Buenos Aires), por ser pueblo, se conocen todos, y entonces la cadena simplemente siguió sola.

El momento culminante fue cuando conoció a mi abuela A, la cuestión es que tanto mi hermano como yo teníamos en nuestras mentes que abuelos ya no teníamos, por la simple razón de que el padre de mi papá no sabemos si vive o no (a lo mejor sólo mi padre lo sabe) y la madre de él, para ambos, era nuestra bisabuela (que ya falleció), que fue quien crío a mi papá de muy chico; y por otro lado los padres de mi mamá ya fallecieron. Realmente no puedo describir de nuevo las cosas que contó mi hermano, se me caen las lágrimas otra vez, como cuando lo contó, ya cuando dijo... "la mamá de papá todavía vive...", fue shockeante, pero a la vez lleno de vida, indescriptible. Pocas veces nosotros dos lloramos juntos y pocas veces lloro a decir verdad.

Conoció primos, tíos, tías, parientes, sacó fotos, de hecho, una de mis tías según cuenta es igual a mi viejo, en todo sentido, como se ríe, como gesticula, como se peina, como piensa, todo. Y finalmente para volver se dio el lujo de viajar con mi tío C (apodo de H, hermano de mi mamá) en su Scania 114, realmente lo que siento es mucha envidia, pero qué vida me da esa envidia. Movió los hombros, y puta que me dan ganas a mi también.

Nos vemos

No hay comentarios.: